Historia de El Pije

EL PIJE

Había una vez una historia ocurrida en la falda del cerro de Las Diucas, ahí habían varias fondas que solamente se abrían en la noche. Hasta este lugar llegaban siempre después de las doce de la noche los huasos de algunos cerros cercanos, pero las mujeres de las fondas solamente esperaban al huaso llamado “El Pije”.

Era un huaso distinguido sobresalía entre los demás, vestía un traje negro de cola, tenía correa negra con un brillante de oro y sus botas estaban bordadas con el mismo material. Cuando el llegaba salían tres o cuatro mujeres a recibirlo pero siempre elegía a una. Un día “El Pije” llegó como a las dos de la madrugada, el baile estaba en su punto y él se entusiasmó a bailar con la mujer que siempre le acompañaba.

Yo estaba debajo de la mesa cuando “El Pije” zapateaba y desde sus botas salían grandes chispas, vi su boca botando fuego al sonreír. Todas las personas presentes en la fiesta quedaron impactados al ver que “El Pije” comenzaba a elevarse con su bailarina. Yo grité debajo de la mesa “Ave María Purísima” que baila bien “El Pije” cuando de repente todo se llena de fuego y humo y el bailarín desapareció, en ese momento comprendí que era el mismísimo Diablo. Desde entonces yo nunca más salí en la noche hasta ser adulto.

Esta historia me la contó don Caciano Guerrero Alvarado (Q.E.P.D.).

Recopilado por Hilda Guerrero Fábrega

La Higuera